The Rogue Referral Problem In Single-Page Sites el musical

En mayo escribí un artículo sobre analítica ficción. Pensé que era una ida de olla y que no se entendería, pero viendo la acogida (3 retweets, 9 me gustas…) he tratado de gestionar el éxito y que no se me suba a la cabeza, pero seguiré explorando este género. Humildemente, creo saber cómo se sintió Rosalía cuando inventó un género musical a partir de fusionar géneros ya existentes.

La historia que os voy a contar hoy también trata de amor y analítica web, pero no de un amor sano. En esta ocasión hablaré del amor cuando duele, cuando es tóxico. Hablaré del amor romántico, en el que por suerte, solo se puede creer una vez (la primera).

Acto I: La romántica idea de medir una Single Page sin hacer nada

Recibí un email, con una nueva landing. En ese email los compañeros buscaban mi bendición analítica antes de cambiar la url de destino de las campañas de Google Ads. El ritual de pedir a la analista web (o al analisto) su bendición, funciona si se pide ANTES de mandar tráfico a dicha página, por lo que sea.

Esa landing contenía un formulario embebido. Digamos que cuando se cargaba la página, se cargaba el contenedor y cuando el usuario contestaba a las preguntas…cambiabamos aparentemente de página, pero no. El contenedor de Google Tag Manager solo se cargaba en la primera página “aparente”. Esto no era nuevo para mí, esto era una Single Page, ese formulario ya lo medía en otro apartado de la web. Digamos que la jugada en mi cabeza era esta:

Revisé la nueva landing y ahí estaban los datalayers del otro formulario, heredados.

“¡Qué alegría! no hay que hacer nada” como analista web me siento muy protagonista del éxito de resolver un problema no interviniendo. Cuando me enfrento a este tipo de problemas en los que no hay que hacer nada, siento que el excel de la vida (analítica) me sale a devolver.

Pedí un par de cambios a desarrollo y mi corazón analítico estaba lleno de felicidad y paz ante la idea de medir como páginas virtuales cada “nueva” página gracias a los datalayers. Mis conversiones, mis cositas nazis (ya tu sabeh). No había más que copiarse/autocitarse desde una implementación previa. La Irene del pasado ya había hecho todo, la Irene del presente tenía entre manos una tarea sencilla y la Irene del futuro no tendría problemas. Felices las tres. Contesté a mis compañeros, y lanzamos las campañas. Lo que sucedió a continuación te sorprenderá (o igual no).

Las campañas no convertían. Miré los datos los datos de conversión de Google Analytics y lo que decían claramente es que había que despedir a las diseñadoras, a la persona que tuvo la idea de crear esta página y a la responsable de campañas porque la landing era una mier**. Antes de hacer algo tan drástico, pedí que volvieran a usar la vieja landing como url de destino de las campañas y comencé a investigar si la falta de conversión se debía a una deficiencia en la medición (y no en el talento del resto de implicados).

Entonces, creé un segmento de ámbito de usuario con las visitas que aterrizaron en la nueva landing. Me fui al informe de páginas de destino y para mi asombro en su segunda visita aterrizaron en la primera página virtual del formulario. Lo que todavía era más doloroso, en la primera visita, Google Analytics decía que su fuente y medio fue google / cpc y en la segunda venían de google / organic. Que ya era complificil de creer que aterrizaron en una página virtual que me había inventado, pero que aterrizaran desde orgánico….

Estaba en una encrucijada, podía creerme lo que Analytics me decía de la Single Page, y pedir el ascenso del SEO y el despido del resto. Pero sabía que me estaba mintiendo a mi misma. Antes de entender los motivos por los que la Single Page me había traicionado, mi corazón analítico se descompuso y compuso un bolero. Cantad conmigo, tan DRAMÁTICAMENTE como podáis:

Perdona que no te crea

Me parece que es teatro

Teatro,

Lo tuyo es puro teatro

Falsedad bien ensayada

Estudiado simulacro

Acto II: El drama (tecnológico) de repasar lo que es una Single Page

Es importante tener prejuicios. Cuando no los tienes estas perdida. Los prejuicios nos sitúan dentro de un marco. Yo tenía una idea formada de lo que era una SPA. Pero tanto profesional, como personalmente, de vez en cuando hay que revisar lo que crees que son las cosas, por lo que sea. Entonces repasé lo que era una SPA.

Las páginas virtuales, miden las “vistas”. Solo hay una página que se medía con el código de seguimiento. Aquí no parecía que terminara mi drama, porque mi drama debía ser puramente analítico.

Acto III: La nada romántica solución de medir una Single Page haciendo mucho

En este artículo estaba la solución para mi drama analítico. Simplemente tenía que entenderlo, estudiarlo y adaptarlo a mi proyecto de analítica web. Creo que buscar en las palabras Simo Ahava el fin del drama analítico, es algo que hacemos todas las analistas web de bien. Y si tu no lo haces, es porque Simo Ahava eres tu.

Te recomiendo que leas el artículo y apliques, ahí está la solución real. Lo de ahora, es la continuación de la fantasía. Lo que Simo quiere decir, es algo así (si, en un mismo artículo me comparo con Rosalía y me permito hablar por Simo, en fin, la egomanía):

“En la vida hay dos tipos de implementaciones de Google Analytics: la nativa (donde implementas los códigos de Google Analytics directamente en la web) y la civilizada (donde utilizas Google Tag Manager para implementar esos códigos mediante las etiquetas de Google Analytics). Si tu implementación fuera nativa, no tendrías este problema  porque usamos tol rato el mismo objeto de seguimiento. Pero si tienes una implementación civilizada con Google Tag Manager cada etiqueta de Google Analytics crea un nuevo objeto de seguimiento. Aquí podemos ver cómo Google Tag Manager (Homer) crea infinitos objetos de seguimiento: “cojo otra etiqueta, creo un objeto de seguimiento y ya son 125454212 de objetos…”

Entonces en cada etiqueta de las páginas virtuales el Document Location se actualiza. En la carga de la página cuando el usuario aterriza desde el anuncio de Google Ads se crea una sesión de google / cpc que aterriza en la landing. PEEERO, en primera de mis páginas virtuales se crea otro objeto de seguimiento, y en la page que me inventé para las páginas virtuales del formulario no contemplé enviar los utms, ni el gclid. Entonces, Google Analytics mira el referrer (igual te interesa leer esto) y ve que es google pero como no encuentra parámetros de campañas de pago se dice “Oh! vaya, esta debe ser una nueva sesión que viene de orgánico”. 

BOOOOM! Mi problema tenía nombre The Rogue Referral Problem In Single-Page Sites. Todo esto lo ignoraba , ¿deberían despedirme? Bueno, no era el momento de buscar culpables, era el momento de buscar soluciones. Básicamente el artículo de Simo nos propone dos:

  • Solución 1. Que en las virtual pages que nos inventemos pasemos los parámetros de las campañas tol rato. Implementación complificil.
  • Solución 2. Que digamos en esas etiquetas de Google Analytics de la landing se tratan del mismo objeto de seguimiento tol rato. Implementación sencilla.

Probé la primera solución. Quería acertar. Después de leer el artículo de Simo, y entender que por mucho que me hubiera dolido que se rompieran las sesiones el Rouge Referral Problem era algo que tenía que vivir. Era un daño necesario, esta SPA me había hecho madurar. Su paso por mi vida, pese al dolor, sería positivo. Esta vez mi corazón analítico entonó otro bolero lleno de amor, a mi Single Page. Cantad conmigo, todo lo PASIVO AGRESIVAMENTE que podáis:

No sé por qué te quiero

Será que tengo alma de bolero

Tú siempre buscas lo que no tengo

Te busco en todo y no te encuentro

Digo tu nombre cuando no debo

Acto IV: Lo romántico de las segundas oportunidades

Si habéis leído el artículo de Simo, habréis percibido que te intenta decir sutilmente “VAS A MORIR si eliges la solución 2, sé que parece más fácil que la solución que te recomiendo, pero MORIRÁS”.

La solución que es que todas las etiquetas que disparo en la landing sean un mismo objeto era tan fácil, que da vergüenza que cobremos tanto los analistas y analistos por nuestro trabajo. Mi web no es un SPA. Es una web “normal” (como las personas, ninguna web es normal) pero digamos que mi web es normal y yo tenía mis reglas para medir toda la web ahora llenas de excepciones para medir una landing de campaña. Frente a eso, la solución 2 me parecía estupenda.

En la vida te equivocas en muchas cosas, y es difícil huir del arrepentimiento. Lo hecho, hecho está. Pero, una cosa que realmente da paz es cuando la vida te da una segunda oportunidad y puedes aplicar lo aprendido de tus errores en el presente. Entonces, apareció en mi vida por segunda vez una SPA que iba a ser landing de campaña. Yo tenía ganas de probar la segunda opción, pero tenía miedo miedo, porque había tenido una mala experiencia. Pero esta vez, fue ella la que me cantó llena de sentimiento:

Y es que ya empiezo a estar harto harta

De continuar, de ver como esas

Historias te hacen dudar,

No dudes más.

Que estando juntos la vida,

Un sueño será,

Haremos cosas prohibidas

Que a gloria sabrán,

Y entenderás,

Que ahora tú y yo,

Volvemos al amor.

No podía ignorar a mi corazón analítico, él quería volver a intentarlo. Decidí ser una chica mala y probar la opción 2 (que todo fuera un mismo objeto). Mi plan era, ver el mundo arder y conformarme con repetir la opción 1 en el peor de los casos. Pero, ¿y si funcionara la segunda opción? No puedo evitar ser una romántica, con el tiempo una romántica informada y con expectativas bajas. Digamos que ahora soy una romántica madura.

Todo se midió igual de bien o mejor que con la solución 1, sobretodo porque yo no tengo dimensiones personalizadas,  ni nada que se pierda por hacer que todo sea un mismo objeto. Tampoco me suponía un rollo crear etiquetas para cada página, porque ya lo tenía. Siempre estuvo ahí. Por el momento, no me han hecho daño ni la solución 1, ni la solución 2.

Yo sé que mi corazón analítico recibirá muchos golpes, forma parte de la vida (de la analista). Ante el dolor, es mejor que ser prudente, pero no hay que temerle. Las cosas se rompen y se arreglan. Hay que temer a perder la confianza y la ilusión por medir de la mejor forma posible. Si no es a la primera, será a la segunda. Como dice la gran Nora Ephron «Nunca se sabe» =)

Cuando Harry encontró a Sally (1989)

Entradas recientes

Comentarios recientes

Archivos

Categorías

Meta

Irene Santos Written by:

Analista feliz. En ocasiones veo datalayers en Rastreator.com. Creo contenido sin ninguna pretensión más allá que seguir aprendiendo. Tengo a Segovia en el corazón y a Madrid en la cabeza

Be First to Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *